Carta #15: Lecciones de Aureliano para salvarnos del olvido

Estimadas madres de familia, estudiantes y padres de familia. 

En este acumulado de cartas hemos referido tres epidemias y una pandemia. Quiero anotarlos porque ahora que hemos llegado a la peste del insomnio. No quiero que me asedie el olvido, aunque todavía no he saboreado los gallitos verdes de insomnio, ni los exquisitos peces rosados de insomnio, tampoco los tiernos caballitos amarillos, ni aún he visto las imágenes que sueñan mis destinatarios padres de familia y estudiantes. 

La fiebre del cólera en el río Magdalena que impidió el desembarque de Fermina Daza y Florentino Ariza es un ejemplo sobredicho; otro es el mal blanco o la pérdida de la mirada que es el <<arte de los ojos>>(Faciolince, 1997, p. 17) -como lo nomina Faciolince-, que se apoderó de los pobladores de una ciudad y hubo que recluirlos en un manicomio con unas medidas drásticas. 

El tercer ejemplo que nos falta ahondar es la peste del insomnio que invadió a todos los habitantes de una población costera colombiana llamada Macondo y, el cuarto, la pandemia del Coronavid -19 que venimos abordando a través de El viaje familiar en tiempos de pandemia y cuya historia apenas estamos escribiendo. 

Queda como sugerencia La peste de Albert Camus, pero en verdad no le ha dado relevancia en este momento porque la obra detalla mucho a las ratas y hay personas que les tienen miedo, por lo tanto, no quiero incomodar sino potenciar el bienestar y la esperanza.   

Dijimos que fue a través de Rebeca que llegó la peste a Macondo. Inicialmente parecía algo inofensivo y mas bien benévolo para la población. El fundador del pueblo sostenía jocosamente que si no volvían a dormir pues mejor, porque de esa manera rendiría más la vida. Pero Visitación, que ya conocía de la enfermedad, les explicó que lo más terrible no era la imposibilidad de dormir sino su inexorable evolución hacia el olvido. 

Cuando la persona se acostumbraba a estar en vigilia se le empezaban a borrar los recuerdo desde la infancia como cuando le ingresa al computador un Troyano; luego, el nombre y la noción de las cosas y por último la identidad de las personas y la consciencia del propio ser hasta hundirse en un estado de idiotez sin pasado. 

José Arcadio Buendía juzgó que eso era superstición de la indígena, empero Úrsula si tomó la precaución de aislar a Rebeca de los niños y niñas. Debieron transcurrir cincuenta horas para que los integrantes de la familia Buendía dieran por hecho que ninguno dormía ante lo cual Úrsula, aplicando las enseñanzas de su madre, preparó un brebaje de acónito e hizo que todos los tomaron, pero los resultados fueron infructuosos, nadie se dormitaba. 

Construir la solución

Fue entonces cuando José Arcadio Buendía percibió que el pueblo estaba invadido por la peste y por fin reunió a todos los jefes de familia, para explicarles lo que sabía acerca de la enfermedad, y acordar medidas para que el contagio no se propagara en la región. Una de las primeras medidas que puso en escena fue quitarles, a los chivos, unas campanitas que cargaban y ponerlas, a la entrada de Macondo, a disposición de quienes desatendían las recomendaciones e insistían en ingresar al poblado. 

Todos los forasteros que deambulaban por las calles de Macondo debían hacer sonar la campanita, para que los enfermos supiesen que estaban sanos. Como la enfermedad entraba por la boca fue prohibido el consumo de bebidas y comidas. Tan eficaz fue la cuarentena, <<que llegó el día en que la situación de emergencia se tuvo por cosa natural , y se organizó la vida de tal modo que el trabajo recobró su ritmo y nadie volvió a preocuparse por la inútil costumbre de dormir>> (García M., 2007, p. 61).    

Aureliano Buendía fue el primer poblador en encontrar la formula para no olvidar. Un día, estaba buscando el yunque para trabajar y no recordó el nombre, entonces le preguntó a José Arcadio y él le dijo: <<tas>>. Aureliano escribió el nombre en un papelito y lo pegó en la base del yunque. Después no se acordó de lo hecho por lo difícil del nombre y fue cuando se percató de que no recordaba tampoco los nombres de los objetos del laboratorio. 

Entonces recurrió a marcar a cada cosa con su nombre y así se lo enseñó a José Arcadio, quien lo puso en práctica en la casa y luego en el pueblo. Con un pincel entintado marcaban las cosas con su respectivo nombre: mesa, silla, cacerola, cama, reloj, puerta, vaca, chivo, gallina, yuca. 

Dada la gravedad de lo que estaba ocurriendo José Arcadio fue precavido y optó porque cada cosa tuviera escrito, además del nombre, los rasgos y su utilidad por si algún día el olvido intentaba borrar todo. 

Fue así como, por ejemplo, a la vaca le colgaron un letrero que decía: <<Esta es la vaca, hay que ordeñarla todas las mañanas para que produzca leche y a la leche hay que hervirla para mezclarla con el café y hacer café con leche>> (García, 2007, p. 60).       

Bueno chicas, chicos, madres y padres, que el insomnio no los contagie, hay que dormir bien.

Nota. Les recuerdo consultar las siguientes obras: 

Camus, A. (1999). La peste. (FCE, Ed.). México.

Faciolince, H. (1997). Tratado de culinaria para mujeres tristes. (Alfaguara, Ed.) (Primera). Santafé de Bogotá.

García M., G. (2007). Cien años de soledad. (S. Ediciones, Ed.) (Edición no). Bogotá Colombia.

Publicado por

Jose Israel Gonzalez Blanco

Trabajador social de la Universidad Nacional de Colombia. Pedagogo Reeducador, Magister en Educación Comunitaria y activista por los DDHH. Trabajador social y orientador escolar en Bogotá Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s