Novena carta: Estamos perdiendo la esperanza ¿qué podemos hacer?

Apreciados estudiantes, madres y padres de familia. (accede a la octava carta aquí)

Después de haber saboreado el dulce y el amargo del mensaje escrito por el estudiante me dispongo a la escribir la novena misiva, pero antes de que las ondas del pensamiento me notifiquen esas voces tiernas, frescas y sinceras, que están en algún lugar del país: <<¿cómo así dulce?>> y <<¿por qué amargo Profe?>> Hay un sabor dulce que embelesa y un trago amargo que me alarma.

El primero es el reconocimiento que hace el chico a la labor docente; el segundo, las condiciones adversas en que se hallan los educandos al tener cerrada literalmente la institución educativa, la soledad, los conflictos que genera el encierro y la manera en que los resuelven cuando dominan el aburrimiento, la intriga, la curiosidad, la duda, la euforia, el entusiasmo, la apatía, la antipatía, el poder, la soberbia, la cobardía, la pereza, la envidia, el hambre, la lucha por los espacios y tiempos, el egoísmo y el cansancio, como lo dejaba entrever El Principito en la Primera carta

En todo caso dulce y amargo son compatibles en el paladar, eso sí más el dulce que la amargura. En tal sentido, la generosidad, la belleza, la fe, la libertad y el triunfo son los mejores aliados. Para ilustrar un poco este llamado de atención, comparto la escena protagonizada por cinco tortugas alrededor de un abrelatas (Da Silva, 1993), cuya cardinal enseñanza es que <<no es grande el que siempre triunfa sino el que jamás se desalienta>>.  

Las tortugas tienen un mensaje

A la vera del camino están sentadas tres jóvenes tortugas con ochocientos años cada una; una tortuga vieja con mil doscientos años y una tortuga todavía muy pequeña con ochenta y cinco años. Como les decía, las cinco tortugas están sentadas y aún sostengo que ellas están realmente sentadas. Veinticinco años después del comienzo de esta historia la tortuga vieja abrió la boca y dijo: <<¿Qué tal si hacemos alguna cosa para romper la monotonía de esta vida?>> <<Formidable>> dijo la tortuga más joven, doce años después, y propuso:<< vamos a hacer un picnic>>. 

Veinticinco años después, las tortugas decidieron hacer el picnic. Cuarenta años más tarde, habiendo comprado algunas docenas de latas de sardinas y varias decenas de refrescos, partieron. Ochenta años demoraron en llegar a un lugar más o menos apropiado para el picnic.

<<¡Ah– dijo la tortuguita, ocho años después- este lugar está excelente!>>

Necesitaron siete años para ponerse de acuerdo todas las tortuguitas. Pasaron quince años y rápidamente arreglaron todos los menesteres para el picnic. Pero aunque suena inverosímil, tres años después, se dieron cuenta de que faltaba el abrelatas para las sardinas. Luego de 20 años de discusión llegaron a la conclusión de que la tortuga más joven debía ir a conseguir el abrelatas; obviamente, la razón no era por la vulnerabilidad de las tortugas adultas mayores ante la Covid-19.

<<Está bien -dijo la tortuguita tres años después- yo voy si me prometen que no van a tocar nada en mi ausencia>>. Trascurridos dos años las tortugas aceptaron que no tocarían nada, ni el pan ni los dulces. Entonces la tortuguita se fue por el abrelatas. Pasaron cincuenta años y la tortuguita nada que llegaba; no obstante, las otras continuaron esperando.

Transcurrieron siete años y nada, nueve años y nada. Al final una de las tortugas mayores murmuró: <<Se está demorando demasiado, ¿vamos a comer alguna cosa mientras viene?>> Dos años después las otras se negaron. Y esperaron diecisiete años más. Entonces otra tortuga dijo: <<Tengo mucha hambre, vamos a comer sólo un pedacito de dulce, que ella ni lo notará>>. Las otras tortugas dudaron un tiempo. Quince años más tarde pensaron que deberían esperar a la otra. 

Así pasó un siglo. Al final la tortuga mas vieja no pudo más y expresó: <<Bueno, vamos a comer solo unos dulcecitos mientras viene>> (imaginen qué pasó). Como un rayo cayeron las tortugas seis meses después. Y justamente cuando iban a morder el dulce oyeron un ruido en la mata que estaba detrás de ellas, pues era la tortuga más joven que hacía su aparición.  <<Ahhhh, murmuró- yo sabía, yo sabía, que ustedes no cumplirían lo prometido y por eso me quedé escondida detrás del árbol. Ahora no voy a buscar el abrelatas y listo>> 

Y colorín colorado este cuento aún no ha terminado, porque la lección que nos deja es que debemos untarnos todos los días de una loción muy apetecida que se llama: paciencia.

La paciencia es la clave

Paciencia deriva de paz, ese bien y derecho tan anhelado por los colombianos y por el mundo, que empieza por casa. <<La paciencia es buena para la vista (Saramago, 1995, p. 398)>> le dijo la chica de las gafas oscuras al impaciente médico que no podía recuperar la visión sobrevenida por una epidemia de ceguera, en un mundo que <<está lleno de ciegos vivos>> y en el que el pensamiento es cóncavo, convexo, plano, vertical, aplanado y la ceguera voluntaria.

¡Con paciencia! vamos lentos, como las tortugas, con los ojos abiertos porque la pandemia no es de ceguera sino de necro política, vayamos con la seguridad de que, así como los enfermos de ceguera recuperaron la visión luego de un tiempo de encierro en un manicomio, nosotros recuperaremos nuestro modus operandi, nuestros días de clase, nuestros encuentros, incluso el sueño de otra educación, de otros gobernantes, de un país y un mundo para los humanos y no para el capitalismo. Somos grandes y lo seguiremos siendo porque jamás nos desalentamos.              

Mis pupilas y pupilos: ¡nos veremos!

Nota. Les recuerdo consultar las siguientes lecturas:

Da Silva, E. (1993). Lectura y ciudadanía: Derrumbando los simulacros de la alienación. Primer Congreso Nacional de LecturaMemorias, 19.

Saramago, J. (1995). Ensayo sobre la ceguera. (Nomos S.A, Ed.). Bogotá DC.

Publicado por

Jose Israel Gonzalez Blanco

Trabajador social de la Universidad Nacional de Colombia. Pedagogo Reeducador, Magister en Educación Comunitaria y activista por los derechos humanos y la salud mental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s