¿Qué hacemos con lo que nos está pasando?

Lo primero es reconocer qué nos está ocurriendo, hacer un inventario de los acontecimientos y sobre ese inventario pensar y actuar. Hay múltiples interpretaciones acerca de lo que nos está ocurriendo con la pandemia del Covid-19, igualmente múltiples acciones; pero, una innegable y muy ostensible es la de las pérdidas materiales, emocionales, laborales, espaciales, temporales y vitales. Un elemento identificador de una pérdida es el vínculo: vínculos físicos como la relaciones con familiares, compañeras y compañeros de trabajo, lugar de trabajo, herramientas de trabajo, estudiantes, cafetería, restaurante, la calle, el transporte, los parques, lugares de esparcimiento, y un largo etcétera.

También están las pérdidas de: la libertad, porque estamos confinados; seguridad en nosotros, nosotras y en los demás; pérdida de confianza en la salud y en la continuidad de la vida, en las autoridades, en la manera como se está manejando y como se resolverá la pandemia. Hay incertidumbre en la duración y en las consecuencias en todos los ordenes; hay pérdida de vidas humanas, de empleos, de proyectos, en fin, las pérdidas a diestra y siniestra. Hay pérdidas de hábitos, de habilidades, pérdidas ambientales.

No obstante, hay quienes predican que la pandemia nos enseñará a ser mejores personas, a comportarnos de una manera diferente a como lo veníamos haciendo, hay quienes aducen que nos ha servido para reflexionar, encontrarnos y hacer muchas cosas que no estábamos haciendo por el afán que trae cada día; en fin, hay una mirada optimista, que en palabras de algunos terapeutas del duelo sería que las pérdidas traen beneficios.

Conscientes de lo que nos está pasando, la pregunta que sigue es ¿Qué hacer de manera individual y colectiva con eso que nos está pasando para salir adelante y para que no se repita?, porque ya sabemos, de alguna manera, qué, por qué y cómo nos está pasando.

Siguiendo con este raciocinio, el el primer paso es aceptar la realidad y actuar en consecuencia: tenemos pérdidas. Seguramente que hubo un momento en que nos resistimos a aceptar la situación que estamos viviendo y de eso hay cientos de ejemplos para ilustrar. Cuando llegó la peste del insomnio a macondo José Arcadio Buendía fue el primero en reírse y regocijarse, pero días después cambió. Acá aún todavía hay quienes no aceptan que estamos en pandemia, pese a la cantidad de muertos y contagiados, con su actitud niegan la realidad y eso dentro de la elaboración del duelo, por cualquier pérdida, es la primera etapa.

Quienes ya aceptamos las pérdidas estamos en la segunda atapa; es decir, estamos liberando emociones y sentimientos negativos a través de los diversos lenguajes: palabras soeces, gestos de indisposición, ira, golpes, silencio y una serie de trastornos mentales, fisiológicos, cognitivos, conductuales, afectivos, de atención, percepción y del mismo lenguaje.

En sentimientos y emociones ¿Quién no ha sentido tristeza en la cuarentena? ¿Quién no ha experimentado desapegos? ¿Quién no ha percibido temor, incertidumbre, ansiedad, angustia, desasosiego, rabia, irritabilidad, embotamiento, impotencia, desinterés, despreocupación? ¿Quién no ha sentido molestias físicas, trastornos digestivos, cansancio, debilidad, insomnio y/o somnolencia compensatoria, pesadillas y hasta la alteración de la percepción de uno mismo, expresiones que no eran comunes hasta antes de la cuarentena?

Esto último está muy relacionado con lo sensorial. Pero ¿qué decir de lo cognitivo: claridad mental, la lucidez, trastornos de la memoria, concentración y atención, ¿de los pensamientos que nos atormentan? Y ¿qué decir de la percepción sobre todo en el manejo de las interacciones a través de la virtualidad? ¿Nos está pasando algo en la manera de actuar y reaccionar? ¿Qué está sucediendo con los gustos, con la motivación, con el apetito, con los juegos de roles, con los deseos, con el proyecto de vida? ¿Hay estrés, soledad, ansiedad, depresión?

Es probable que algunas respuestas sean afirmativas. Ese estadio es aceptable por un tiempo, pero no puede convertirse en permanente. Es aceptable que sintamos miedo, tristeza, soledad, pérdida del apetito, trastornos del sueño, de la alimentación, de la memoria y de la atención, pero si esas situaciones persisten es un indicador de malestar y se debe buscar apoyo.

Ahora bien, para quienes valoran lo que nos está sucediendo como favorable en cuanto a las enseñanzas y aprendizajes que nos dejará la pandemia, hay que decir que, sin duda, las perdidas traen beneficios, pero para alcanzarlos es substancial acompañar el proceso; huelga decir, contar con una pedagogía crítica que nos ayude a reflexionar sobre nuestros actos para transformarlos. Y esa reflexión debe hacerse durante el trayecto y no al final. Así la historia podrá mostrarle a la humanidad que sacamos provecho.

Con base en lo expuesto quiero invitar a las y los amables lectores a que accedan a la lectura de Las cartas de la profe Esperanza a quienes pretenden aprender en tiempos de pandemia. Es una iniciativa para que estudiantes, madres, padres de familia y docentes compartan sus reflexiones, durante la cuarentena y después de la misma, acerca del sentir, pensar y actuar. Son treinta y tres epístolas que se irán publicando en igual cantidad de días para su lectura y retroalimentación si así lo estima la lectora o el lector.

José Israel González Blanco

Publicado por

Jose Israel Gonzalez Blanco

Sativanorte (Boyacá). Maestro de Escuela la Normal de Soatá. Trabajador social de la Universidad Nacional de Colombia. Pedagogo Reeducador, Magister en Educación Comunitaria, diplomado en DDHH. Trabajador social y orientador escolar en Bogotá Colombia

Un comentario en “¿Qué hacemos con lo que nos está pasando?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s