Antanas Mockus: El filósofo semidesnudo o el gato de Alicia en el País de los pingüinos

Mucho ruido, comentarios, risas, burlas, malestar, opiniones y juicios de valor han suscitado los desnudos protagonizados por el profesor Antanas Mockus, sobre todo el último ante los ojos de los mal llamados “padres” y “madres” de la patria. El ensayo que hizo Kant (Bourdieu, 2001, p. 6), para introducir en la filosofía el concepto de magnitud negativa, en el que el filósofo germano imagina a “un hombre de diez grados de avaricia que se esfuerza en doce grados en amar a su prójimo mientras que otro, avaro de tres grados, y capaz de una intención similar de siete grados, produce una acción generosa de cuatro grados; para concluir que el primero es moralmente superior al segundo aunque, medido por el acto -dos grados contra cuatro-, sea indiscutiblemente inferior, nos ayuda a poner en otro contexto lo ocurrido en el capitolio y a preguntarnos si ese acto, calificado por un indeterminado guarismo de colombianos como inmoral, vergonzante, ilegal e irrespetuoso, es pedagógico, didáctico, de educación de adultos, un acto meramente semiológico o de antropagogía evocando al profesor Vasco (Díaz, 1999, p. 118).

La mayoría de los congresistas y una considerable cantidad de compatriotas, según lo expuesto por los medios de información, se creen moralmente superiores al filosofo, licenciado por la universidad de Dijon, negando de facto que la magnitud ética y moral, de los hechos que motivaron el destape de los nacarados glúteos, es más censurable que lo expuesto semióticamente por el promotor de la Pedagogía Reconstructiva. Privilegian el escándalo a cambio de ocuparse de situaciones tan graves como: el asesinato de líderes sociales, la des financiación de la educación pública, el despilfarro de los recursos públicos, la destrucción de la naturaleza, la desnutrición y malnutrición de la infancia y la juventud, la violencia intrafamiliar, la pobreza de los colombianos, el desempleo, la impunidad, la mentira, el mal ejemplo de funcionarios y gobernantes y el robo a la salud por corrupción, calculado en cuatro millones y medio de  pesos al año.

Para los maestros el hecho amerita trascender la superficialidad en que ha sido situado el debate en la sociedad, abriéndose a la reflexión pedagógica suscitada por el togado por la universidad de Paris VIII. El debate sobre la “descalzonada” de Mockus es una oportunidad para recordar las contribuciones hechas por el grupo Federici, en el marco del Movimiento Pedagógico en los años 80 y 90. La comprensión de lo sucedido exige, de nuestra parte, recordar y volver a leer los aportes que hizo el mencionado grupo, vigentes en esta época en la que hay un enrarecimiento de la pedagogía en la escuela y en otros escenarios donde tiene asiento la educación.

zipper-574008_640

Las Fronteras de la Escuela (Mockus, 1994) es la fuente principal que facilita interpelar el acto en cuestión, para valorar si es en verdad pedagógico, didáctico o más bien estamos frente a un acto educativo. La postura de Antanas y del grupo Federici avanza en el abordaje de las Pedagogías Invisibles y las Pedagogías Visibles. Las primeras privilegian la franqueza y las segundas la corrección. Franqueza y corrección son dos valores que ausculta la acción del congresista del partido Verde. Junto a las Pedagogías Invisibles y a las Pedagogías Visibles están las Pedagogías Ascéticas y las Pedagogías Hedonistas, desarrolladas por el mencionado profesor y entendidas como, en el caso de las primeras, “la discontinuidad y oposición entre voluntad y deseo” (Mockus, 1994, p. 32) y como formadoras “de una voluntad sin contraponerla al deseo, en continuidad con éste”.

Esta reflexión está encaminada a problematizar si el desnudo de las piernas del filósofo es una acción pedagógica, didáctica o meramente educativa. En ese sentido, las contribuciones de Ricardo Lucio, en este debate, coadyuvan a comprender lo exteriorizado por el ex rector de la Universidad Nacional. Podrán ser otras tendencias pedagógicas, pero por ahora me apoyo en el profesor Lucio (1994) quien asevera que “hay pedagogía cuando se reflexiona sobre la educación, cuando el “saber educar” implícito, se convierte en un “saber sobre la educación” (sobre sus “cornos”, sus “por qués”, sus “hacia dóndes”) (Lucio, 1994, p. 42). Partiendo de esta base teórica, ¿Qué conceptos se extractan en la expresión de Mockus para decir que está haciendo pedagogía?

Si la enseñanza es un momento específico, importante, aunque no único, del proceso educativo que no se circunscribe a la escolaridad, la didáctica es también un componente importante, aunque tampoco único de la pedagogía. De donde se puede arriesgar el planteamiento que la pedagogía no se puede reducir a la didáctica de intentar enseñar, a través de una parte del cuerpo, que procuramos mantener oculta, pero que Antanas la visibilizó para llamar la atención, sobre todo, a quienes no estaban escuchando.

Insisto, finalmente, en la importancia de no dejar pasar por desapercibido este acto para hacerle una o varias lecturas pedagógicas, didácticas y semióticas. Con unas lecturas distintas a los epítetos y a la estigmatización ayudamos a elevar el nivel comprensión de las acciones humanas más allá del espectáculo, para favorecer el crecimiento humano. Antanas, en el país de las maravillas elucubradas por los gobiernos de turno, es un gato que nos obliga a interrogarnos sobre nosotros mismos. Y esta vez, contrario al gato que aparece y desaparece mareando a Alicia (Carrol, 1999, p. 90), el gato Mockus esconde la sonrisa y asoma con el extremo de su cola en el capitolio, dejándonos una vez más la imagen de su cuerpo y muchos interrogantes implícitos para que nosotros enriquezcamos esa acción sea pedagógica, didáctica, educativa o de enseñanza. Ojalá ese pavo real, en El reino de los pingüinos (Hateley, 2005), no se deje poner el traje blanco y negro de esas aves marinas que no pueden volar y que  tienen el pico largo.

Algunas fuentes consultadas

Bourdieu, P. (2001). ¿Qué significa hablar? (Ediciones Akal S.A, Ed.). Madrid.

Carrol, L. (1999). Alicia en el País de las Maravillas. (Educar cultural recreativa, Ed.). Santa Fe de Bogotá.

Díaz, M. y otros. (1999). Pedagogía, Discurso y Poder. (CORPRODIC, Ed.). Bogotá DC.

Hateley, B. (2005). Un pavo real en el reino de los pingüinos. (Norma, Ed.). Bogotá.

Lucio, R. (1994). Educación y enseñanza, pedagogía y didáctica. Aportes, 41.

Mockus, A. y otros. (1994). Las fronteras de la escuela. (Sociedad Colombiana de Pedagogía, Ed.). Bogotá DC.

Smith, N. (1999). Chomsky: Ideas and ideals. (C. U. Press, Ed.). New York.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s