Maestro sano en mente sana, mente sana en maestro sano

Es bastante malo que un hombre sea ignorante, ya que esto lo priva de la comunicación con el pensamiento con otros hombres. Es peor tal vez que un hombre sea pobre, ya que esto lo condena a una vida de limitación y desvelos en la que no hay tiempo para soñar ni tregua para el agotamiento. Pero con seguridad es mucho peor que un hombre no tenga salud, ya que esto le impide luchar contra su pobreza e ignorancia”. (Kimble, 1963)

En las sociedades del agotamiento y del cansancio (Byung-Chul, 2017), en las caules peligra la vida en todas sus expresiones, el trabajo docente manifiesta una serie de síntomas que revelan el deterioro de la salud mental de sus protagonistas y la incidencia en la dinámica educativa. Es un cansancio y un agotamiento que propaga la “violencia neuronal” expuesta en: melancolía, ira, duelo, tristeza, angustia, ansiedad y depresión.

Según estudiosos y entidades encargadas de la Salud (OMS, 2013), estos síntomas reflejan la ruptura de los factores protectores y del poderío de los factores de riesgo. El modelo neoliberal ha nutrido el espíritu individualista y de competencia, en el que el empleador explota al trabajador y este, al sentir la presión de saber que hay numerosos individuos dispuestos a hacer cualquier cosa por conseguir su puesto de trabajo, cede ante la sobrecarga laboral y asume más responsabilidades de las que puede soportar. Así, el abismo entre el Yo real-lo que el docente puede hacer- y el Yo ideal-lo que quisiera hacer- es cada vez más grande, llevando a la autoagresión expresada en el burnout y la depresión.

boxes-2624231_1280

Esta dinámica ha permeado la vida escolar en Colombia y en varios países latinoamericanos, especialmente en el caso de las y los docentes: cada día aumenta el número de profesionales que trabajan en la educación diagnosticados con el síndrome de Burnout o del “maestro quemado” y otros trastornos mentales.

El último estudio sobre salud mental en Colombia (MINSALUD-COLCIENCIAS, 2016), cuyo marco comprensivo estaba dado en salud mental-problema-trastorno, mostró una preocupante realidad la cual afecta no solo al trabajador sino a su familia, entidades prestadoras de salud y al Estado, pues este espectro repercute notoriamente en la situación de los trabajadores y de las empresas, específicamente en el presentismo, en el ausentismo laboral, en la calidad de vida y en los costos que acarrea su tratamiento -tanto para el trabajador, como para su familia, las empresas prestadoras de salud y para el Estado-.

Expertos en el campo definen la salud como “un estado orgánico dinámico de equilibrio socio-ecológico, armonioso, entre el individuo y el medio ambiente global donde vive” (La Rosa, 2009). Es un equilibrio que depende de la satisfacción de ciertas necesidades fundamentales y una adaptación biológica, mental y social a un medio ambiente complejo y en constante transformación. Ese equilibro en el trabajo docente está resquebrajado por la desadaptación a que ha sido sometido por las exigencias del modelo capitalista y a la imposibilidad de decir no, sino a poderlo todo.

secret-2681508_1280

Frente a esta situación, se tratan los síntomas y no los causas. La Fiduprevisora, entidad estatal encargada de la contratación del servicio médico para cerca de 320.000 maestros y sus familiares, reconoce la existencia de una importante cantidad de maestros cuya Salud Mental está erosionada por las condiciones laborales. Esta es una situación con tendencia al aumento y al deterioro de la calidad de vida del afectado, de los estudiantes y de su familia. Los enfermos reciben incapacidad laboral y tratamiento psiquiátrico, pero no se alcanza la mejoría adecuada y se vuelve necesaria la ingesta de medicamentos que producen efectos colaterales. Además, la salud física de varios se ve deteriorada por la somatización.

Dentro del panorama aparece un componente externo adverso, que se replica en varios países del continente: la subestimación del ejercicio de la docencia y la violencia. Sin embargo, la preocupante realidad no puede estar ausente o aparecer en lugares secundarios de las agendas de las agremiaciones de educadores, porque es un aspecto determinante para mejorar la calidad de vida de la población a partir de la educación, con bienestar. Así, las condiciones de trabajo docente merecen ser puestas en las agendas de política educativa.

calendar-1232803_1280

En un trabajo de investigación que venimos realizando un grupo de Orientadores Escolares, un directivo de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación [Fecode] y el Equipo sindical Los Profes, se precisa que se requieren estudios sobre salud mental de los maestros en el continente. La “Prevalencia y características del Síndrome de Agotamiento Profesional en docentes de tres colegios públicos de Bogotá”, encontró que el 43.9% presenta falta de realización personal; el 49% despersonalización y 57.4% cansancio emocional (Ospina Pedro, González, 2009). Esta situación demanda de las organizaciones gremiales acciones para exigirle al patrón remediar los problemas y trastornos mentales, prevenirlos, potenciar los factores protectores y promover la salud Mental encarando los factores de riesgo en el trabajo docente.

Los resultados de los estudios explorados destacan algunas temáticas que deben ser profundizadas: el deterioro de la salud mental de los docentes, la relación de la salud de los pedagogos con la enseñanza y los aprendizajes; la situación de salud de las maestras, que representan más del 75% de la docencia en todos los países americanos; la relación entre valoración profesional, autoestima, clima del aula, liderazgo de los directores, cultura escolar y resultados de las evaluaciones externas; los modelos pedagógicos y salud docente. Los estudios coinciden en la necesidad de implementar estrategias que mitiguen el impacto de la violencia: social, armada, familiar, matoneo y autoagresión de los educandos, flagelos incubados en la escuela sin que el docente tenga las herramientas y apoyos para actuar y transformar esos conflictos.

anxiety-2902575_1280

Para el 63,6% de los docentes argentinos, el alumno genera una alta dedicación laboral y el trabajo de aula le demanda una exigencia muy alta para el 77,6%. El desgaste de salud mental en Chile se expone en el elevado consumo de medicamentos hipnóticos, ansiolíticos y antidepresivos. En Ecuador, un considerable porcentaje de los docentes ha sufrido estrés, 47.62%; gastritis, 40.14%; disfonía o afonía, 37.41%; resfríos 34.01% ligados a problemas psicológicos. La depresión, neurosis, dolor de espalda frecuente y los trastornos ginecológicos aquejan exclusivamente a las mujeres docentes en México. Los profesores peruanos expresan sentir estrés, angustia y dificultad para concentrarse, debido a las condiciones sociales que afectan su trabajo: violencia intrafamiliar, pobreza, abandono de los padres, falta de seguridad con respecto a amenazas o agresiones fuera y dentro del centro educativo.

Con base en lo expuesto, surgen las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las enfermedades mentales que están afectando a las y los maestros de Colombia y del continente? ¿Qué factores de riesgo están generando esas enfermedades? ¿De qué manera constituir una propuesta que permita contrarrestar y prevenir los factores de riesgos psicosociales, promoviendo condiciones protectoras que contribuyan con el mejoramiento de la salud mental del maestro y de su familia?

Fuentes consultadas

Byung-Chul, H. (2017). La sociedad del cansancio. (Herder, Ed.). Madrid.

Kimble, G. (1963). Tropical África. (Twentieth Century Fund., Ed.). New York.

La Rosa, E. (2009). La fabricación de nuevas patologías. (Supergráfica, Ed.). Lima.

MINSALUD-COLCIENCIAS. (2016). Encuesta Nacional de Salud Mental 2015. In I. Bogotá DC. Retrieved from https://www.javerianacali.edu.co/sites/ujc/files/node/field-documents/field_document_file/saludmental_final_tomoi_color.pdf

OMS. (2013). Plan de acción sobre salud mental 2013-2020. Ginebra.

Ospina, P. , González, J. y otros. (2009). Salud mental cooperativismo y educación. (Editorial Códice Ltda, Ed.). Bogotá DC.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s